Padres y Apoderados

En la medida que el Modelo no separa en forma tajante áreas de formación para la familia y el colegio, sino que considera que es una tarea del colegio abordar todos los aspectos de la educación del niño y joven, es fundamental que exista una armonía entre los valores y las prácticas que se transmiten en el colegio y el hogar.

Padres y profesores deben estar comprometidos y articulados en una tarea común, compromiso que debe hacerse más presente cuando el alumno se topa con escollos en su crecimiento, como de una u otra manera suele ocurrir en todo ser que se desarrolla.

Para ello, el Modelo le propone a los padres y apoderados a participar en una Escuela de Padres, como un espacio aparte de las tradicionales reuniones o actividades recreativas o de otro tipo, para ir armonizando perspectivas e ir intercambiando experiencias.